La agricultura 4.0: un fenómeno que está revolucionando el sector primario

Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el julio 12, 2019, 10:43 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 6 mins

agricultura

Drones, maquinaria con GPS, cámaras de suelo y sensores. La tecnología es el presente y el futuro de la agricultura. Un sector que se sigue adaptando ante grandes desafíos. La pérdida de superficie cultivable, la sequía, la alimentación de una población mundial en constante crecimiento, aparición de plagas o el cambio climático. En la actualidad, esta convivencia ya es una realidad, y se está imponiendo un periodo de transición de sistemas agrícolas más productivos y eficientes.

La agricultura 4.0 permite disponer de la información de una explotación agrícola a través de una serie de sensores. Es una dimensión en la que todo está conectado y analizado. Con ello, se consigue la supervisión y la mejor toma de decisiones inteligentes tanto en tiempo real como en estudios posteriores. Se combina el geoposicionamiento, la robótica, las telecomunicaciones, el marketing digital y el análisis Big Data. En el blog de la Fundación Caja Rural Burgos, te contamos cómo se está adaptando la tecnología a la agricultura.

Uso de drones

Los drones son un vehículo aéreo no tripulado que permiten recorrer grandes superficies de terreno en poco tiempo. Algunas de sus características son la emisión de imágenes de gran calidad, la contabilización de ejemplares, la medición del estrés hídrico y la identificación de posibles enfermedades a través de cambios de color y forma de las plantas. Una buena inversión para muchos agricultores. Se reduce el tiempo de trabajo y se optimizan los recursos. La viticultura es uno de los sectores pioneros en su aplicación de nuestro país.

agricultura

Sensores digitales

Es la tecnología digital más utilizada en el sector de la agricultura. Los sensores son dispositivos que obtienen información sobre el aire, agua y suelo, y apoyan la predicción del futuro resultado. Además, ayudan a mejorar los cultivos y permiten realizar un trabajo de preservación de todos los recursos. De esta manera, los agricultores conocen de primera mano el estado de la tierra, pueden evitar su agotamiento y sacar el máximo rendimiento.

Automatización y Sistemas GPS

Una de las tendencias tecnológicas es la automatización. Maquinarias independientes y precisas que trabajan bien y rápido. También ayudan a los agricultores en aquellos aspectos donde su mano de obra es necesaria. Esta última, es una gran ventaja ya que, en algunas ocasiones, el número de trabajadores es limitado. Además, con los sistemas GPS, la seguridad aumenta y contribuyen a reducir el consumo de energía y combustible.

Tecnología aplicada a la recolección

Una maquinaria capaz de distinguir los diferentes tipos de cosechas y depositarlos en los recipientes correspondientes. De esta manera, se puede controlar la siembra, reducir el tiempo de tareas repetitivas y que el agricultor dedique su tiempo a otras actividades. En la actualidad, ya se están programando robots autónomos: de viñedos, capaces de podar las parras, vigilar la vid y eliminar los brotes desechables; y de viveros, que trasplantan las matas desde los semilleros hasta las macetas.

agricultura

Agricultura de precisión

Con la tecnología también se está ajustando la dosis de fertilizantes y riego a cada plantación. Lo que ayuda a la sostenibilidad agroalimentaria y a un mejor posicionamiento en el mercado. Se realiza mediante un software que analiza el terreno agrícola y estudia los datos que se obtienen. Así, los agricultores pueden introducir esos resultados en la sembradora y ser más eficientes. En España, la agricultura de precisión todavía no está muy instaurada pero se están llevando a cabo avances que permitan su implantación en un futuro próximo.

El futuro de la Agricultura 4.0 en España

Las empresas tecnológicas españolas, que están invirtiendo en la digitalización agroalimentaria, tienen un futuro muy prometedor. A día de hoy, todavía estamos hablando de pequeños avances y logros. Pero hay que tener en cuenta que es un proceso que lleva su tiempo. Se necesita más presupuesto y medidas incentivadoras para desarrollarse con mayor rapidez. Un proceso necesario para un país que es uno de los más ricos en el sector agrícola. La apuesta por la tecnología es fundamental para situarnos en la delantera mundial.