Monica VALLEJO
Publicado el septiembre 06, 2017, 10:00 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 8 mins

Asociación Hechos

Desde hace 24 años la Asociación Hechos lleva ayudando en Burgos a las personas en riesgo de exclusión social para que puedan conseguir un futuro mejor.

Fundación Caja Rural Burgos ha colaborado junto a esta entidad solidaria en un proyecto a nivel europeo para prevenir las conductas de bullying en los centros de acogida, y con la que también ha organizado diferentes encuentros y conferencias para concienciar a la sociedad burgalesa sobre este problema.

Pero su labor no se queda ahí. Conozcamos el meritorio trabajo que desarrolla la Asociación Hechos.

 

Ayudando a quien lo necesita

En sus orígenes, esta organización nació para amparar en pisos de acogida a jóvenes subsaharianos que acudían a España en pateras. En especial, atendían a los menores mayores de 10 años que no estaban acompañados, un perfil de inmigrantes protegido por la ley española. Así, los educadores sociales trabajaban con ellos en diferentes ámbitos como el área escolar, la salud y la enseñanza de las habilidades culturales del país.

Esto fue posible hasta el año 2013, momento en el que se empezó a controlar más la entrada de inmigrantes y, por tanto, tuvieron que cerrar los pisos de acogida para dedicarse al ámbito en el que actualmente trabajan: la inserción laboral de estos jóvenes.

En total, Hechos tutela alrededor de 140 chicos al año, muchos de los cuáles son los niños que estaban en los pisos de acogida. Ahora se han hecho mayores y, gracias al trabajo de esta Asociación, se encuentran trabajando en Burgos. “El 95% de los que pisaron los pisos están por aquí. Generalmente trabajan en hostelería, pero también en soldadura o producción” explicaba Marta Lafont, técnico de inserción laboral de Hechos.

Pero no son los únicos. Ahora, Marta se dedica a buscar a cualquier joven de entre 16 y 30 años que se encuentre en situación de riesgo social en Burgos para atenderle, tanto si son extranjeros como si son burgaleses. Porque también los hay.

“El 60% de los chicos vienen de América del Sur, el 20% son españoles y el resto africanos. En Burgos nos encontramos con jóvenes que tienen que ayudar económicamente a su familia y buscan empleo de lo que puedan. Hay gente que incluso tiene carreras universitarias, pero necesita trabajar de lo que sea porque su situación familiar es muy difícil”, detallaba Lafont.

  Asociación Hechos

El proceso de inserción desde la Asociación Hechos

La primera toma de contacto de los chicos que llegan a Hechos para encontrar trabajo, es una entrevista personal con la técnico de inserción laboral. Marta les hace una serie de preguntas para conocer sus datos, su situación familiar, su contexto social y si están tutelados o no. “Acogemos tanto a jóvenes tutelados como a los que no lo están porque no queremos cerrar puertas a nadie”.

Una vez conocida la situación individual de los chicos, la asociación organiza diferentes talleres y actividades que les ayuden a desenvolverse en la sociedad y en la búsqueda de empleo. “Tenemos un programa de transición a la vida adulta para los chicos acogidos que cumplen 18 años y que a partir de ahora tienen que salir por sus propios medios y otro para los inmigrantes que no conocen la cultura española. También, desarrollamos actividades de coaching y habilidades personales para enfrentarse a una entrevista de trabajo”.

De esta manera, mientras se encuentran en este programa de empleo, pueden acceder a subvenciones que les dan alimentos, apoyo sanitario o, incluso, desde Hechos están intentando conseguir el pago de facturas de suministros básicos como el agua o la luz.

 

Proyectos que realizan

Pero para conseguir empleo, el contacto con las grandes empresas de Burgos es fundamental.

Así, en otoño será el segundo año que colaboren con Mahou- San Miguel, en un proyecto para contratar a los jóvenes de Hechos en los establecimientos que promociona este grupo cervecero.

“Los chicos realizan un curso de cinco meses en la escuela de hostelería de La Flora. Allí les enseñan conocimientos teóricos y hacen prácticas en los bares o restaurantes. El año pasado la contracción fue de los 11 participantes por lo que es un proyecto muy prometedor”, señalaba Marta Lafont.

Por otro lado, en septiembre participarán por tercera ocasión en el encuentro con empresarios, una gran oportunidad de conseguir trabajo en grandes fábricas del sector industrial. “Allí hacemos contacto con empresas potentes como Gala, Antolín, Benteler, … que tienen mucho interés en nuestros chicos. Así hemos conseguido insertar a jóvenes en todas estas empresas”.

Asociación Hechos

Los planes de futuro de la Asociación Hechos

El deseo por mejorar la vida de los demás es la cualidad que define a esta organización. Por eso, sus planes de futuro son ambiciosos, tal y como nos contaba Marta.

“Aunque queremos seguir en la misma línea que hasta ahora, tenemos pensado incluir el mentoring en las empresas con las que colaboramos para que nuestros chicos aprendan todo lo necesario sobre su trabajo.  Igualmente, intentaremos que el proyecto que tenemos con Mahou- San Miguel se convierta en un grado medio de enseñanza y los jóvenes salgan con un título y con empleo”.

Por otra parte, también anima a todos aquellos que quieran colaborar como voluntarios, ya que falta personal para atender a tantos jóvenes. “La mayoría de los chicos no tienen familia ni nadie. Les basta con tener una persona de referencia en la ciudad que les ayude a integrase o a hacer determinados trámites administrativos”.

En definitiva, con la ayuda de todos procurar un mejor futuro para estos jóvenes es posible.