El uso del compost mejora la fertilidad y la capacidad retención agua en el suelo agrícola

Publicado el enero 29, 2016, 10:00 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 3 mins

El uso de compost (enmiendas orgánicas estabilizadas) es una alternativa sostenible a los fertilizantes inorgánicos al lograr rendimientos similares en cultivos frutales, hortícolas y de secano “mejorando la biodiversidad y la capacidad de retención hídrica de los suelos agrícolas”. Así se extrae de la tesis doctoral recientemente leída en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) sobre alternativas a los fertilizantes inorgánicos y que demuestra que residuos orgánicos convenientemente tratados incrementan la calidad de los cultivos. En un comunicado, la institución universitaria ha informado de que investigadores del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas-CSIC) han realizado experimentos en invernaderos y terrenos agrícolas de Murcia y Albacete para avalar estas conclusiones.

   De esta forma, continúan estas fuentes, se confirma que una gestión adecuada de residuos de origen animal y vegetal consigue rendimientos agrícolas similares a los fertilizantes tradicionales e incluso mejora la calidad de los productos como la lechuga, cuyo contenido de nitratos en las hojas es menor utilizando el compost.

    Han añadido que “un bajo contenido en nitratos es importante, porque éstos se transforman en nitritos, cancerígenos y responsables de enfermedades en la sangre”.

    La tesis de Carmen Chocano Vañó, dirigida por Carlos García Izquierdo y María Teresa Hernández Fernández dentro del programa de doctorado Técnicas avanzadas en investigación y desarrollo agrario y alimentario (Taida) de la UPCT, evalúa distintas prácticas de cultivo alternativas para proteger los suelos e incrementar el rendimiento de las cosechas.

Frente a estas prácticas convencionales poner en valor los residuos orgánicos

     “El objetivo es mejorar la sostenibilidad del suelo y la calidad de los cultivos en ambientes semiáridos mediante la valorización de los residuos orgánicos en forma de enmiendas reduciendo el uso de fertilizantes inorgánicos”, ha explicado la autora en el comunicado.

    “Los suelos mediterráneos tienen problemas de salinidad y escasez de materia orgánica y de microorganismos que lo regeneran”, ha argumentado Chocano. “El uso de fertilizantes inorgánicos como meros aportes de nutrientes ha reducido la biodiversidad microbiana y ha desencadenado problemas de contaminación”, ha añadido

    Frente a estas prácticas convencionales, y en combinación con ellas, la tesis propone poner en valor los residuos orgánicos y convertirlos en recurso agrícola para aumentar la eficiencia y sostenibilidad de los cultivos al tiempo que se mejoran las propiedades microbiológicas del suelo y la capacidad de retención hídrica, esencial antes la recurrentes sequías, ha concluido la nota.