Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el febrero 03, 2017, 10:46 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 2 mins
productos fitosanitarios

Más de 200 personas han participado en los cursos de formación de productos fitosanitarios organizado por Fundación Caja Rural Burgos, para profesionales del sector agroalimentario. La entidad trabaja de manera multidisciplinar para que el desarrollo sostenible del sector primario en nuestra región sea una realidad y para ello es imprescindible que sus profesionales tengan la cualificación necesaria que facilite la mejora de los procesos productivos en explotaciones agrícolas y ganaderas.

La normativa que regula el uso de productos fitosanitarios a nivel nacional, exige a los profesionales del campo una cualificación específica en distintas materias y muy especialmente a la hora de desarrollar actividades de tratamiento fitosanitario tanto en fincas propias como ajenas.

Por todo ello, Fundación Caja Rural Burgos ha desarrollado a lo largo de los últimos meses varios cursos  homologados por la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León para la actualización y obtención del carné de manipulador de productos fitosanitarios con una gran acogida en el sector agrario de la provincia burgalesa. Con este documento se acreditan los conocimientos adecuados para el desarrollo de esta actividad y favorece la cualificación de los trabajadores del sector primario.

Fundación Caja Rural organizó 10 cursos en distintas localidades de la provincia, además de la capital, en Aranda de Duero, Melgar de Fernamental y Peñaranda de Duero, que han acreditado a sus participantes con el correspondiente carné que certifica los conocimientos apropiados  para ejercer su actividad en función de los productos fitosanitarios a utilizar y del grado de responsabilidad que ostente.

Además de este servicio, Fundación Caja Rural, ofrece al sector primario y a sus profesionales, el desarrollo de trámites administrativos generales relacionados con la producción rural y la organización empresarial, así como expedientes de ‘explotación prioritaria’ y ‘planes de mejora’.