La comisión de Agricultura del Parlamento Europeo ha aprobado el nuevo proyecto Reglamento sobre producción y etiquetado de la agricultura ecológica.

Publicado el octubre 16, 2015, 8:47 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 2 mins

La comisión de Agricultura del Parlamento Europeo ha aprobado hoy, 13 de octubre, el nuevo proyecto Reglamento sobre producción y etiquetado de la agricultura ecológica.

La eurodiputada socialista Clara Aguilera, vicepresidenta de la comisión de Agricultura, ha destacado que “España es el principal proveedor de productos ecológicos en la UE y por eso  somos los primeros interesados en mantener un elevado grado de cumplimiento de las normas de certificación ecológica”.

Según ha explicado, el texto adoptado hoy “recupera, frente a la propuesta de la Comisión, aspectos tan relevantes para la agricultura ecológica de nuestro país como es el mantenimiento de las explotaciones mixtas”. Además, se han conseguido conservar algunas excepciones a las reglas generales de producción como la posibilidad de emplear semillas convencionales cuando no exista disponibilidad de semilla ecológica para un determinado cultivo.

En el controvertido debate sobre “umbrales”, Clara Aguilera ha defendido el establecimiento de umbrales para la detección de productos o sustancias no autorizados con arreglo a la norma ecológica, cuya superación dejara al producto automáticamente fuera del mercado de productos ecológicos. Sin embargo ante el rechazo de algunos grupos a esto, se ha acordado una enmienda que demora su establecimiento a 2020, aprovechando ese período transitorio para armonizar la detección y riesgos de sustancias no autorizadas en los distintos Estados miembros.

Para Aguilera, el proyecto de reglamento aprobado hoy es “un buen texto que todavía puede seguir mejorando en el curso de las negociaciones con el Consejo y que ha mejorado sustancialmente el inicialmente propuesto por el ponente del Parlamento Europeo, Martin Häusling”.

Las negociaciones con el Consejo comenzarán en el menor tiempo posible y se espera que para abril del año próximo puedan ser ratificadas por el Pleno de Estrasburgo.