Mantengamos nuestros compromisos verdes libres de juicios

Publicado el enero 09, 2015, 9:00 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 3 mins

Cada inicio de año vivimos el mismo escenario. Tomamos un pedazo de papel, anotamos nuestros propósitos y estamos dispuestos a cumplirlos los 365 días restantes. Llega el 7 de enero y, con él, una recaída que nos hace tirar la toalla. «Tal vez en 2016 sea más disciplinada/o», pasa por nuestra mente. Amigos, esto no tiene por qué ser así.

Hace unos meses reseñé el documental No Impact Man,  donde seguimos a Colin Beavan, y su familia, durante un año sin generar impacto ambiental — cero desechos, uso de energía, compras, ni productos procesados —. Al final queda van varias lecciones, pero hay una que quedó grabada en mi mente.

Siguiendo los pasos de Beavan, actualizando un poco sobre dónde se encuentra ahora, encontré una hermosa frase que lo resume todo:

No tengas miedo de tu inconsistencia. Celebrala. La inconsistencia es una señal positiva de que has empezado a cambiar.

Darnos cuenta de nuestras acciones, cuando recaemos en viejos hábitos que afectan a nuestra Madre Tierra, es la clave del cambio. No se trata de azotarnos, ni juzgarnos, mucho menos darnos por vencido.

Al contrario. Darnos cuenta nos permite un momento de reflexión para notar lo que podemos mejorar para, así, mantener nuestro compromiso de respeto y equilibrio con la naturaleza.

Posiblemente nuestra lista de compromisos sea abrumadora o queremos acelerar el proceso, lo cual comúnmente sale contraproducente. No digo que sea imposible, sino que debemos ajustarnos a nuestro propio ritmo, a nuestra realidad y estilo de vida, para que estas intenciones sean más viables. Siempre recordando el principio de no violencia.

Se dice que para adoptar un nuevo hábito se necesitan 21 días — aunque en realidad no hay evidencia que lo sostenga —. Por ello es importante tomar nuestros propósitos, plantear metas y objetivos a corto, mediano y largo plazo, que sean escalones que nos lleven hacia donde queremos llegar.

Si tomamos un momento para evaluar nuestro progreso — cada semana, cada 15 días, cada mes — podremos lograr nuestros propósitos con consciencia, haciendo las modificaciones necesarias y gozando el proceso. Quizá así motivemos a los demás a ser el cambio que queremos ver.

Sea miércoles 7 de enero, sábado 13 de junio, casi fin de año, en el momento que sea tenemos la oportunidad de replantear nuestros compromisos verdes,adaptar desafíos y seguir adelante con un objetivo en común: ¡el bienestar de la Madre Tierra y regresarle todo lo que nos da cada día!