Medio Ambiente advierte a los ganaderos salmantinos que deberán acostumbrarse a la presencia del lobo

Publicado el diciembre 24, 2015, 9:36 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 7 mins

Técnicos de la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León advirtieron este martes, 22 de diciembre, en Lumbrales, en una reunión mantenida con representantes de ganaderos, OPAs y alcaldes de la comarca de Vitigudino, que la desaparición del lobo en esta zona no será posible debido a la Directiva Europea que impide que esta especie sea catalogada cinegética al sur del Duero, por lo que la medida que trata de llevar a cabo la Junta de Castilla y León está dirigida a reducir en lo posible los ataques a la ganadería mediante acciones de control de la especie por agentes de Medio Ambiente “para que los daños sean asumibles”, señaló Javier Muñoz, coordinador de la Dirección del Medio Natural.

Ante los constantes ataques que están sufriendo los ganaderos de los municipios de la zona del Abadengo, desde la Dirección del Medio Natural se anunció el refuerzo de la patrulla del lobo actual con dos agentes más de la Reserva de Caza de las Batuecas, así como de otras provincias si resultase necesario. Así mismo, los responsables de  Medio Ambiente solicitaron la colaboración de la población para la localización de ejemplares de lobo en la zona y así intentar una mayor eficacia en las labores de control que se llevan a cabo, hasta ahora infructuosas en esta zona, pues el lobo abatido en Puerto Seguro (comarca de Ciudad Rodrigo) en mayo pasado, pertenecía a una población distinta a la que causa los ataques en la comarca de Vitigudino, como se ha demostrado.

A este respecto, explicaron que desde finales de septiembre la patrulla de control del lobo cuenta con un nuevo precinto para abatir otro ejemplar, aunque como pusieron de manifiesto los ganaderos, las medidas han resultado insuficientes. Asimismo, informaron que la mayoría de los daños ocasionados hasta la fecha han sido ya abonados a los ganaderos, a la vez que indicaron la idoneidad del seguro que a partir de abril contratará la Junta para indemnizar a los ganaderos, medida que tendrá como principal finalidad reducir los tiempos para el pago de las compensaciones, en las que se incluirán, además de la muerte de los animales, el lucro cesante. Además, se pondrá a disposición de los ganaderos una línea de ayudas para facilitarles la construcción de cerramientos.

Luis Ángel Cabezas, presidente de Asaja Salamanca, indicó a los responsables de Medio Ambiente, entre los que se encontraba el jefe del Servicio Territorial de Salamanca, Juan Carlos Martín Muñoz, su valentía “por venir aquí a no decirnos nada”, denunciando su “desconocimiento total y absoluta de lo que sucede en la zona y de lo que es la ganadería en extensivo. Nos están diciendo que abandonemos nuestras explotaciones y nos vayamos de aquí”, unas afirmaciones con las que no se mostraron de acuerdo los representantes de Medio Ambiente, que recordaron que esta no es la única zona en la que se producen ataques, haciendo mención explícita a los ataques en Valdelosa, con ganadería brava, o a la multitud de ataques que se producen en Ávila, si bien obviaron que en ningún caso se da la carga ganadera que coincide en la comarca de Vitigudino, también con ganaderías de lidia.

A este respecto,  Andrés Celestino García, ganadero de lidia, recordó el último ataque sufrido en su finca con cinco añojos muertos y el personal insuficiente de Medio Ambiente para actuar las noches posteriores al ataque al objeto de abatir el lobo, así como la ausencia de medios como visores nocturnos, unas circunstancias que los técnicos reconocieron que debían corregirse, además de dotar a las patrullas con visores nocturnos.

Jesús Martín, alcalde de Olmedo, pidió la realización de batidas con la colaboración de los ganaderos, medida que no consideraron adecuada los técnicos, además de prohibida; y Salustiano García, ganadero de Bañobárez que ha sufrido la muerte de 66 cabezas de ovino, indicó la ineficacia de los vallados en su caso, además de la peligrosidad que aportan los perros ante la cercanía de personas en las explotaciones.

Por último, Guillermo Gonzalez, de la Alianza UPA-COAG, criticó duramente la disyuntiva ganadero-lobo. En este sentido, señaló que “ante el lobo y los ganaderos, están los ganaderos en esta comarca”, y advirtió que desde esta OPA tomarán medidas más contundentes si no se toman decisiones para poner fin al problema de lobo.

Entre los alcaldes presentes en esta reunión se encontraban los de Lumbrales, Olmedo de Camaces, Bañobárez, San Felices de los Gallegos, Fuenteliante e Hinojosa de Duero. Por parte de la Junta acudieron Javier Muñiz, coordinador de la Dirección General del Medio Natural, y los técnicos Raquel Romero y Agustín Noriega, además del jefe del Servicio Territorial de Salamanca.