Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el diciembre 05, 2018, 11:23 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 5 mins
vericatessen

 

Por segundo año consecutivo una mujer se alza con el premio al mejor proyecto empresarial en el II Día del Joven Empresario organizado por AJE Burgos con el patrocinio de Cajaviva Caja Rural. Verónica Hernando Bello es la ganadora del concurso y propietaria de una rica pastelería apodada Vericatessen.

“Es la primera vez que me presento a este tipo de eventos. Una conocida me animó a participar. Leí de qué trataba y creí que era una muy buena oportunidad para promocionarme. Además, pensé que podía ser un punto de encuentro con otra gente joven y emprendedora. Escuchar qué tienen que decir y ver sus iniciativas siempre aportan nuevas ideas que puedes importar para tu propio negocio y la labor que estás haciendo”, cuenta la pastelera.

El dinamismo del formato PechaKucha

En esta segunda edición se presentaron siete participantes con proyectos muy dispares a la par que creativos como una guardería canina o una tienda online para la venta de prendas de bebé hechas a mano. Únicamente tres de ellos se enfrentaron al jurado mediante la exposición de su proyecto en formato PechaKucha. Este original estilo japonés consiste en una breve explicación en 20 imágenes con una duración de 20 segundos cada una. “Tuve que indagar un poco sobre cómo funcionaba. La verdad que me parece un formato novedoso y mucho más dinámico porque, aunque sea poco tiempo, puedes explicar bastantes cosas”, explica Verónica.

Vericatessen: tartas 100% personalizadas de fondant

vericatessenLa proyección de futuro del negocio y la vistosidad de las tartas llevaron al Jurado a elegir como ganadora a Vericatessen. Lo que diferencia a esta pastelería de otras es que “pueden elegir todo: desde el relleno, la forma, los colores… Todo 100% personalizado para que el agasajado se vea reflejado en su tarta. Hemos recibido encargos que nos piden el coche de sus sueños, un dibujo animado favorito, su mascota o su profesión”, expresa la propietaria.

Realizan desde tartas tradicionales, bizcochos caseros, cupcakes, galletas, hasta tartas creativas, que son las más demandadas “aunque ahora están pidiendo mucho nuestras tartas de números: con hojaldre y decoradas con frutas” cuenta Verónica. Sin embargo, Vericatessen no es solo esto: preparan tentempiés de dulces y salados para distintos eventos como cumpleaños, bodas, bautizos, inauguraciones de negocios, reuniones de empresa. Incluso se han atrevido con cursos de repostería impartidos en la misma tienda.

La pastelería está situada en la calle Huelva en el barrio de Gamonal. “El 75% de nuestros encargos se hacen a través teléfono porque lo han visto en la web o las redes sociales. Internet es el mejor medio de comunicación de llegar a la gente que no vive por aquí cerca”.

La forma de conciliar la vida laboral y familiar

Esta exitosa tienda tiene tan solo un año de recorrido. “Estudié cocina en Bilbao en la Escuela de Artxanda y trabajé durante ocho años en diferentes hoteles y restaurantes. Cuando tuve a mi hijo, a mi marido y a mí se nos complicaba mucho conciliar la vida familiar con la laboral. Trabajábamos mucho de noche. Así que, como siempre me había gustado más la pastelería que la cocina, decidí cumplir mi sueño abriendo Vericatessen. Y aunque la vida de autónomo no entiende de horarios, sí que me da cierta libertad y me permite tener una vida familiar de calidad” cuenta Verónica sobre los orígenes de este proyecto.

En cuanto a las perspectivas sobre el futuro para Verónica Hernando no hay límite. Está pensando que necesitarán ampliar el local y la plantilla y darse a conocer en diferentes ámbitos de la sociedad burgalesa.