Sequías y plagas amenazan con dejar al mundo sin chocolate

Publicado el noviembre 27, 2014, 12:05 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 4 mins

En el transcurso de 2020, la brecha entre el cacao que el mundo quiere consumir y la cantidad que puede producir aumentará a un millón de toneladas métricas y en 2030 esa cifra llegará a los dos millones, según Mars Inc. y Barry Callebaut AG, las mayores compañías productoras de chocolate.

Como consecuencia de las plagas, de las sequías, de la voracidad de los nuevos mercados y del desplazamiento del cacao en lugar de cultivos más productivos como el maíz y el caucho, se prevé que la demanda superará a la oferta en un millón de toneladas cada década, según informa Bloomberg.

Según un informe del Centro Internacional de Agricultura Tropical para la Fundación de Bill y Melinda Gates, Ghana y Costa de Marfil experimentarán una marcada reducción de la producción del cacao (en conjunto, producen el 53% del cacao mundial) debido a las consecuencias del cambio climático.

La sequía es un gran problema pero no menor que las plagas. La moniliasis (una enfermedad que ataca únicamente a los frutos del caco) diezmó la producción de Costa Rica en solo dos años. Otro hongo devastador, conocido como la Escoba de Bruja, llegó en la década de los 90 al estado brasileño de Bahía y rebajó a la mitad la producción.

El consumo, al alza

Mientras la sequía y las enfermedades amenazan las plantaciones de cacao en todo el mundo, el consumo continúa en una trayectoria ascendente. En 2010, según la Organización Internacional del Cacao, solo en China se consumió 40.000 toneladas de cacao. Este año, la cifra llegará hasta las 70.000 toneladas, por lo que Hershey Co. pronostica que el mercado chino será el segundo mayor, solo por detrás de EEUU.

India también ha aumentado su consumo: ha pasado de las 25.000 toneladas en 2010 a las 40.000 que se prevén para este año. Brasil, a pesar de la devastación por la Escoba de Bruja, también ha pasado de consumir 161.000 toneladas en 2010 a 198.000 para 2014.

En 2013, el consumo de cacao superó al que se podía producir. Este año, a pesar de una cosecha de una abundancia inesperada, la oferta consiguió seguir el ritmo de la demanda de milagro. Por otra parte, entre 1993 y 2007 una tonelada de cacao costaba de media unos 1.465 millones de dólares. Esa cifra se disparó hasta los 2.736 millones en los seis años siguientes, lo que supone un incremento del 87%.

¿Qué se puede hacer?

Según Bloomberg, el mundo puede responder a esta crisis de dos maneras. Por una parte, los fabricantes pueden optar por estirar sus reservas de chocolate mediante la incorporación de otros ingredientes (vainilla, grasa vegetal, etc.) o la reducción de los productos.

Otra solución puede ser el llamado ‘mejoramiento agrícola’, que no es otra cosa que introducir nuevas variedades. En este sentido, la más conocida y novedosa es la variedad ecuatoriana CCN51, que es más resistente a la Escoba de Bruja y produce casi siete veces más granos que la variedad ecuatoriana tradicional. Todo bien salvo una cosa: el sabor deja mucho que desear.