Monica VALLEJO
Publicado el mayo 07, 2019, 5:02 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 6 mins

Tierra de Lara

El despoblamiento rural tristemente es un hecho. Cada vez menos personas deciden quedarse a vivir en los pueblos especialmente por la falta de oportunidades laborales que se ofrecen. Ante esta situación, no nos queda más que luchar por frenar este problema.

La mancomunidad de Lara es una de estas zonas en las que la baja densidad de población y las deficiencias en las comunicaciones han hecho mella. Es por ello por lo que los 30 pueblos y pedanías que la conforman decidieron agruparse en la Asociación Tierra Lara para realizar proyectos a futuro que eviten un total abandono de esta comarca.

Por este motivo, el jurado de los premios Valores por Encima del Valor de Fundación Caja Rural Burgos reconoció su labor otorgándole el galardón en la categoría compromiso.

 

Sentimiento de comarca

La unión hace la fuerza. Eso fue lo que debió pensar David García el fundador de esta Asociación, al ver que tanto su pueblo como los de su alrededor no podían conseguir mejoras debido a su pequeño tamaño y presupuesto. De esta manera, tanto ayuntamientos, como asociaciones culturales, juveniles e incluso un grupo de danza y un equipo de fútbol componen actualmente esta agrupación nacida de un sentimiento de comarca.

Manuel Rodríguez, actualmente el presidente de la Asociación Tierra Lara, explica que han conseguido generar una comunicación y conocimiento entre los vecinos y las agrupaciones culturales que de otra manera no hubiera sido tan fácil. “Los alcaldes no tienen por qué saber cómo gestionar diferentes actividades o actuaciones. Por eso, nosotros estamos ahí, con profesionales y gente con experiencia, para ayudarles y dar pie a sus ideas”.

 

Actividades y patrimonio

Entre estas actuaciones, disponer de una programación cultural anual que favorezca el interés por la zona es esencial.  “No nos limitamos a hacer una fiesta en agosto en el pueblo. Pretendemos que todo el año haya actividad y diversos movimientos culturales para que todo el año estén entretenidos”, detalla Manuel.

Así, destacan actividades como el día de los pendones donde suben estos símbolos de cada pueblo al castillo de Lara, diferentes jornadas gastronómicas en la zona, el día del libro y el de la trufa en Quintanalara o caminatas por el camino de San Olav recorriendo su tramo en la comarca de Lara.

Y es que su propósito también es que la gente de fuera conozca la zona. “Hay muchas actividades destinadas a que la gente nos venga a conocer y que se enamore de la zona porque una zona con vida puede ser más atractiva para que se queden, aunque sea el fin de semana”, apunta el presidente de la Asociación.

Por su parte, otro de los objetivos que tiene Tierra Lara es poner en valor el patrimonio cultural de la zona. Sin ir más lejos, esta comarca cuenta con 9 monumentos declarados Bienes de Interés Cultural (BIC), entre los que destacan el Monasterio de San Pedro del Arlanza, la ermita de Quintanilla de las Viñas, el dolmen de Cubillejo, el rollo de Jaramillo o la iglesia de Lara de los Infantes.

Dada su historia, está zona es considerada la cuna de Castilla por lo que Manuel considera que está muy valorada por historiadores y caminantes que la conocen. Sin embargo, reconoce que se trata de una gran desconocida para muchos burgaleses por estar situada en ese enclave. En este sentido, el trabajo de poner en valor su arte y su historia es fundamental.

 

Tierra de Lara

 

Premio al compromiso

La mancomunidad de Lara no supera los mil habitantes y entre semana, muchos pueblos solamente cuentan con 4 o 5 habitantes. No obstante, la unión fortalecida entre sus vecinos les ha llevado a atraer a más gente al medio rural y, por ello, a ser reconocido su trabajo.

Para Manuel Rodríguez, el premio al Compromiso otorgado por Fundación Caja Rural Burgos, ha supuesto un importante reconocimiento a toda esa gente que trabaja día a día de forma altruista por la zona. “Me alegra mucho porque es una forma de agradecer ese trabajo a todos los voluntarios tanto en carreras como en cualquier actividad porque supone un gran esfuerzo y es importante que la gente vea que de verdad es serio lo que hacemos”.

No cabe duda que sus objetivos empiezan a conseguirse gracias a este trabajo. Sin embargo, aún quedan puntos que mejorar que desde Tierra de Lara reivindican.

Entre ellos, mayores subvenciones para mejorar las comunicaciones, carreteras, y la red de WiFi, porque “sin todo esto no se puede pretender que venga gente a nuestros pueblos”, sugiere el presidente de la Asociación.

Desde luego, los pueblos son la identidad cultural y los orígenes de nosotros y de nuestra tierra. Por eso, todos juntos debemos trabajar por su futuro.