Abilio ESTEFANIA
Publicado el febrero 21, 2019, 12:57 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 3 mins

Seguro que alguna vez has estado en la bonita villa medieval de Frías, la ciudad más pequeña de España y uno de los pueblos con más encanto de nuestra provincia. Pero, ¿te has parado a disfrutar sus alrededores? En esta ocasión, nuestro colaborador viajero y amigo Abi, de ElLioDeAbi, nos enseña Tobera, un enclave natural digno de visitar en cualquier época del año. Si ya lo conoces, seguro que no te puedes resistir a volver a visitarlo y si aun no has estado allí, es muy probable que repitas. ¡No te pierdas esta aventura! 

A tan solo tres kilómetros de Frías por la carretera BU-504, se encuentra la localidad de Tobera, característica por sus ermitas y sus impresionantes cascadas naturales. A la altura de la localidad de Ranera comienza un desfiladero creado por el río Molinar que nos va a llevar hasta la ermita de Santa María de la Hoz, el humilladero del Santo Cristo de los Remedios y un puente de origen romano. Esta es la primera parada de nuestra excursión y lugar donde aparcar el coche. 

Cuenta la leyenda que el humilladero fue mandado construir por un correo de la reina castellana. Cuando este pasaba a caballo por el puente salió una serpiente y el caballo se desbocó. Sin embargo, la suerte estuvo de su lado y al encomendarse al Cristo de los Remedios, el correo salió ileso, por lo que hizo construir el santuario. En el altar se puede ver una urna con una serpiente tallada.

En cuanto a la ermita, esta data del siglo XIII y se enmarca dentro del estilo románico tardío. Merece la pena pararse a ver su arquitectura.

 

Las cascadas de Tobera

Siguiendo el curso del río Molinar, llegamos al pueblo de Tobera y a sus famosas cascadas. Si nos fijamos en los carteles llegaremos en primer lugar a un balcón desde el que podemos ver una vista panorámica impresionante del pueblo y de la primera cascada. A continuación, bajamos por las escaleras para llegar a la base de la cascada y de ahí cogemos el camino para llegar a la segunda, un poco más escondida. 

Sin duda, conviene ir cuando es época de lluvias y las cascadas tiran abundante agua, pero en los periodos más calurosos el ambiente también es espectacular. 

Si quieres más información y ver las fotos de este bello enclave, puedes leer la entrada de Abi en su blog

 


Abilio ESTEFANIA
Bloguero de viajes de www.elliodeabi.com amante de naturaleza, la fotografía, las ciudades, las tradiciones, las ferias y las fiestas populares.