Va tomando forma el nuevo régimen de pagos directos en los estados miembros

Publicado el mayo 15, 2014, 12:59 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 10 mins

Los Estados miembros han avanzado en sus disposiciones de aplicación de los pagos directos de la reforma de la PAC a nivel nacional. Actualmente están discutiendo, de manera informal, con los servicios de la Comisión Europea con el fin de que ésta dé el visto bueno a sus modelos, ya que hay muchas medidas que han quedado a su discreción.

Han comenzado los encuentros informales entre Bruselas y los Estados miembros con el fin de concluir los dispositivos nacionales de distribución de los pagos directos de la PAC. Los Estados miembros disponen de tiempo hasta el 1 de agosto para notificar oficialmente sus planes. A petición de la Comisión Europea, durante el Consejo Agrícola del 16 de junio tendrá lugar un debate de orientación sobre cómo tienen intención de poner en aplicación la reforma los Estados miembros. Según señaló el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, tras la reunión informal de los ministros de Agricultura del 25 de mayo, se trata de “ver cómo utilizan los Estados miembros el margen de actuación que se les ha dado”.

Algunos elementos son ya conocidos, por ejemplo los porcentajes de transferencia entre los dos pilares de la PAC. En España se ha optado por no realizar trasvases de fondos entre pilares. Francia tiene previsto transferir un 3% de los fondos del primer pilar al segundo en 2014 y un 3,3% en los años siguientes. Alemania transferirá un 4,5% de fondos del primer pilar al segundo y Letonia un 7,5%. En el Reino Unido, Inglaterra hará un trasvase del 12% del primer pilar al segundo, el País de Gales uno del 15% y Escocia del 9,5%. En el sentido contrario, del segundo pilar al primero, Polonia transferirá un 25% de los fondos, Eslovaquia un 21,3% y Croacia un 15%. Dinamarca, la República Checa e Irlanda todavía no han tomado una decisión al respecto. La mayor parte de los demás Estados miembros no tienen previsto transferir fondos entre los dos pilares.

Modulación, convergencia y pago redistributivo

En lo que respecta a la modulación de las ayudas que, según los términos del acuerdo sobre la reforma de la PAC debe ser de al menos el 5% a partir de 150.000 euros en ayudas por explotación, Francia y Alemania han optado por no aplicar este dispositivo y han preferido conceder el pago redistributivo (prima a las primeras hectáreas de las explotaciones). Algunos Estados miembros, sin embargo, aplicarán una reducción del 100% de las ayudas por encima de los 150.000 euros. Es el caso de Polonia, Irlanda y de Flandes, en Bélgica. Por su parte, Dinamarca, Hungría y el Reino Unido aplicarán un porcentaje del 5%.

Otro instrumento de redistribución de las ayudas es la convergencia interna, cuyo objetivo es eliminar de forma progresiva las referencias históricas. Muchos países han elegido un objetivo de convergencia del 60% para 2019, entre ellos Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Italia (con pérdidas máximas del 30% por explotación), Portugal y Eslovenia. Francia va más lejos, con un objetivo de convergencia del 70% en 2019 (con una pérdida máxima por explotación del 30%). Otros Estados miembros, como Alemania, Holanda, Finlandia y el País de Gales (en el Reino Unido) implantarán un pago único por hectárea en 2019.

Por último, seis Estados miembros recurrirán al pago redistributivo: Francia (para las 52 primeras hectáreas, con una aportación que aumentará progresivamente del 5% al 20% del sobre de pagos directos); Alemania (para las 46 primeras hectáreas; 50 euros por hectárea para las 30 primeras y 16 euros para las siguientes, lo que supone el 6,9% del sobre de pagos directos); Valonia, en Bélgica (20% del sobre de pagos directos para las 50 primeras hectáreas); Rumanía (7,5% del sobre para las 30 primeras hectáreas); República Checa (5% para las 89 primeras hectáreas) y Bulgaria.

Del 0 al 15% para ayudas acopladas

El reparto de las ayudas acopladas está siendo objeto de intensas negociaciones en los Estados miembros y también de discusiones con la Comisión Europea, que vigila para que los dispositivos de los Estados miembros respeten los términos del nuevo reglamento. Algunos países no tienen intención de conceder ayudas acopladas. Es el caso de Dinamarca, Alemania, Holanda y el Reino Unido. Los demás, que pueden utilizar con ese fin hasta el 15% de su sobre de pagos directos (incluido un 2% destinado específicamente a los cultivos proteicos), utilizarán esa opción en mayor o menor medida: Bulgaria (13% de los fondos, destinados principalmente a la horticultura), República Checa (15%, para el vacuno, las frutas y la leche, entre otros sectores), Grecia (7%), Francia (15%, para la vaca nodriza, el ovino, el trigo duro y las frutas y hortalizas para industria, entre otros), Italia (15%, para vacas lecheras, vacuno de carne, aceite de oliva, cultivos proteicos,…), Letonia (6,5%), Hungría (15%), Austria (10%, destinado principalmente a las vacas en zonas de montaña), Polonia (15%), Portugal (13%), Rumanía (15%) y Suecia (13%, principalmente con destino a la ganadería). Hay que recordar que España destinará a la concesión de pagos acoplados el 12,08% de su sobre de ayudas directas y que esos fondos se destinarán a los sectores ganaderos así como a la remolacha, el arroz, el tomate para industria, los frutos secos, los cultivos proteicos y las legumbres de calidad.

Por otro lado, los Estados miembros tienen la obligación de conceder una prima adicional a los jóvenes agricultores (incremento del 25% de su pago de base) durante 5 años y para un máximo de 90 hectáreas utilizando hasta un 2% de su sobre nacional de pagos directos. Esta medida es obligatoria, pero los Estados miembros disponen de cierto margen para su aplicación. Algunos utilizarán el máximo del 2% de su dotación nacional para ayudas: Bélgica, Bulgaria, Irlanda, España, Italia, Austria, Rumanía y Finlandia. Otros limitarán el alcance de la medida (por ejemplo reduciendo las hectáreas beneficiarias) y hay algunos que no tienen suficientes agricultores jóvenes como para distribuir todo el presupuesto autorizado: República Checa (1%), Dinamarca (1,7%), Alemania (1%), Grecia, Francia (1), Letonia (1%), Hungría (0,6%).

Márgenes

En relación con el reverdecimiento, hay Estados miembros que no aplicarán el sistema de equivalencias: Bélgica, Dinamarca, Irlanda, Grecia, Letonia, Hungría y Polonia. Otros están ultimando los detalles de sus dispositivos, que serán más o menos amplios dependiendo de los países. Francia, Holanda, Finlandia, Austria e Inglaterra han empezado a definir las medidas que se reconocerán como equivalentes.

Por último, se concederán ayudas directas a las zonas con dificultades naturales en la República Checa (que destinará el 5% de su sobre de ayudas directas a esa línea), Dinamarca (1%), Grecia (3%) y Polonia (aún no ha determinado el porcentaje). Muchos Estados miembros han optado por no aplicar esta medida. Además de España, entre ellos están Bélgica, Alemania, Italia, Letonia, Hungría, Austria, Rumanía y Eslovenia.

Durante el Consejo Agrícola informal de Atenas, Ciolos señaló que, “con 12 o incluso con 15 Estados miembros en la UE era fácil establecer reglas para todos y después aceptar todo tipo de excepciones. Ahora, con 28, es lógico introducir más flexibilidad en las normas, aunque siempre manteniendo disposiciones comunes”.