Cajaviva y FAE analizarán los trámites que la administración impone a autónomos y pequeños empresarios

Publicado el diciembre 18, 2015, 1:26 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 5 mins

El acuerdo firmado entre Fundación Caja Rural y la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos tiene como objetivo conocer cuáles son las tareas que la administración impone al empresario autónomo, funciones que suponen a veces una verdadera carrera de obstáculos para poder emprender o trabajar.  El objetivo es que este estudio nos permita conocer qué carga tiene el empresario en cuanto a unas funciones y trámites que le obligan a disponer de tiempo, dinero y conocimientos al margen de la actividad que desarrolla procesionalmente, según indicó el director de Cajaviva, Ramón Sobremonte.

Los empresarios están haciendo un esfuerzo importante en estos días  en los que parece que la crisis poco a poco se aleja, un esfuerzo que si alcanza sus objetivos conseguirán reducir el elevadísimo nivel de paro, la gran lacra de nuestro país. El presidente de FAE, Miguel Ángel Benavente, indicó que, en muchas ocasiones, la Administración “legisla igual para las grandes empresas para las pymes y micropymes, sin diferenciar las características de cada caso”. “No hay una adecuada proporcionalidad”, anotó el director de Cajaviva.

Según datos oficiales del tercer trimestre de este año, cerca de 200.000 pymes españolas no han obtenido financiación para sus proyectos empresariales, estas empresas podrían haber creado o mantenido 500.000 puestos de trabajo. La necesidad de aportar garantías y no poder hacerlo, detrás del 99,8% de los proyectos que no obtuvieron financiación bancaria. A ello hay que añadir que, en el 71,7% de los casos, la causa de esa denegación fue no presentar unas cuentas adecuadas.

La empresa tipo en España es pyme del sector servicios con menos de 10 trabajadores, que no llega a facturar 300.000 euros al año y que tiene margen de mejora en innovación y exportaciones. Los mismos estudios que aportan esta información afirman que el 95,3% de las compañías cuenta con menos de 10 trabajadores.  Además sitúan al 75% de las pymes españolas en el sector servicios, y apenas un 7% registran actividad exportadora. Del total de las consultadas, un 21,6% se catalogan como innovadoras.

En cuanto al destino de los fondos, las pymes solicitaron financiación, fundamentalmente para necesidades de circulante (71,8%). Casi un 30% de las pymes españolas no ha tenido financiación ajena. Bien porque no ha llegado a solicitarla por diferentes motivos (15,4%), porque se la han denegado (un 6%), porque están a la espera de respuesta (3,7%) o porque las condiciones planteadas no eran las adecuadas (1,3%).

En agosto, el saldo total de los préstamos a las empresas caía a un ritmo del -4% respecto al registrado al cierre de 2014, y el de las familias caía a un ritmo del -3%. Mientras, en Cajaviva Caja Rural, a pesar de todas las dificultades, hemos logrado contracorriente tener un saldo positivo de crecimiento del 2,2%.

Las perspectivas de las pymes españolas a corto plazo son moderadamente positivas, ya que el 40,1% espera que su facturación aumente levemente en los próximos doce meses.

El convenio suscrito hoy entre FAE y Cajaviva intentará asimismo mejorar la situación de  los asociados a FAE.

El desarrollo del tejido empresarial debe ir acompañado del diseño de una adecuada estructura financiera para cada empresa; éste es un buen momento para mejorarla, reforzando recursos propios, aumentando el peso de la financiación a largo plazo y reduciendo la excesiva  exposición al riesgo de interés en el coste de sus préstamos y créditos. Por ello hoy el acuerdo con FAE ofrece a sus asociados, productos y servicios financieros en condiciones ventajosas, y pone a disposición de los asociados a FAE el conocimiento y los recursos de Cajaviva para facilitar la salida de esta larguísima crisis desde una situación financiera adecuada.