Daniel Guantes: «Seguro que la música me va a acompañar toda la vida»

Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el octubre 18, 2019, 7:36 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 6 mins

daniel guantes

Versátil, creativo e independiente. Disfruta de la música en todas sus formas. Toca y canta en la calle, salas, bares, bodas y patios. A veces solo y otras, acompañado. No tiene local de ensayo, hace lo que le apetece. Ha colaborado con David Ruiz (la MODA) y la Fundación Aspanias. Escribió la canción de La Vuelta a Burgos 2018 y cuenta con más de 500 oyentes mensuales en Spotify. Así es Daniel Guantes, un joven cantautor burgalés que cuenta una larga trayectoria de conciertos y certámenes de música de autor.

En el último año, ha presentado su trabajo El tiempo es un espacio irrepetible y cerrará 2019 con alrededor de cincuenta conciertos. El próximo sábado 26 de octubre a las 20:00 horas, Daniel Guantes dará un concierto en la Sala Cajaviva. «Estoy trabajando para crecer en la música, pero sin agobiarme, sin ponerle presión a la música que es lo que más me gusta» cuenta el joven.

«Tocar en la calle es algo distinto»

Daniel Guantes comenzó en la música escuchando cantar a sus hermanos y tocar a sus amigos. «Un día en casa de una amiga me enseñaron el ritmo básico de misa, alabaré, y empecé a tocar para componer y cantar mal», relata con una sonrisa. Canciones de todo y para todos. Incluso para su perro y a un amigo que le dejó unos marcadores de carpeta. «Siempre me ha gustado contar historias pero está claro que la música es una vía de escape y proyectas tus cosas», asegura.

Con tan solo 18 años, Guantes daba su primer concierto en el Carabás de Burgos. «Recuerdo que llevé chaleco, quería parecer un artista y no lo volví a usar, lo tengo guardado de recuerdo», cuenta el burgalés. Pese a ser un novato, dar su primer concierto «no me generó nervios, era pura emoción y cierta inconsciencia, iba a tocar mis canciones y nadie podía esperar nada más de mi». «Al principio va estar tu familia, amigos y los amigos de todos ellos, después la gente viene porque le gusta tu música», explica.

Aunque ya cuenta con cierta trayectoria musical, Daniel Guantes sigue tocando en la calle. «Tiene algo distinto, te da perspectiva, ves que hay mucha gente que va a pasar de ti y otra que te valora», comenta. «Saber enfrentarse a la calle y volver a un concierto, te hace valorar que la gente venga expresamente para verte a ti«. Vaya donde vaya, Guantes siempre viaja con su música, ya sea con su ukelele en el Camino de Santiago o con la guitarra en su voluntariado de Camboya.

daniel guantes

Concierto de Daniel Guantes en Cajaviva

Por el momento, 2019 está siendo el mejor año para Daniel Guantes. Cerrará el año alcanzando la importante cifra de 50 conciertos. Todavía tiene que visitar ciudades como Madrid, Alicante o Salamanca. Pero sin duda, el más especial será el de su tierra natal. Daniel Guantes tocará, por última vez en Burgos este año, el próximo sábado 26 de octubre a las 20:00 horas en la Sala Cajaviva. Un concierto que será «un fin de ciclo, un recopilatorio de todo lo que he hecho hasta ahora, con colaboraciones, la gente va a disfrutar», asegura Daniel.

«El concierto en la Sala Cajaviva significa tocar en casa, con todos los medios que dispongo, la banda completa, colaboraciones, y personas que conozco», cuenta el cantautor. A falta de confirmación, los músicos burgaleses Claudia, Halley de The Halley Band y Juan Moure, acompañarán a Guantes el próximo sábado. «El público va a disfrutar, es buena hora, en un buen sitio y van a poder decir: yo vi a Daniel Guantes antes de que la cagara con la música y se volviera loco«, bromea el cantautor.

El próximo año para Daniel Guantes se plantea «excitante por hacer cosas nuevas y hacer lo que ahora mismo me divierta más«. Además, adelanta que su música será «más potente, más rítmica y con un toque de hip hop». El cantautor burgalés asegura que le cuesta verse de aquí a unos años. Sin embargo, está seguro de que «la música me va a acompañar toda la vida, si un día se me rompen las manos, me dedicaré a cantar, y si me quedo mudo me dedicaré a tocar o producir música».