Cultivo hidropónico: ventajas e inconvenientes y cómo hacer uno en casa

Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el enero 08, 2021, 9:56 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 5 mins

Cultivo hidropónico

Cultivar sin tierra es una realidad. El cultivo hidropónico es un tipo de cultivo en la que no se utiliza el suelo. Un medio inerte, como la arcilla o la lana de roca, sustituye a la tierra. Para su crecimiento, el agua y los nutrientes o disoluciones minerales son fundamentales para el desarrollo y crecimiento de las plantas. Se pueden componer de materiales orgánicos e inorgánicos. Cultivos como la lechuga, el pepino el tomate son ejemplo de los grandes resultados de la hidroponía. Cada vez son más comunes los huertos hidropónicos. Eso si, se necesitan unas condiciones determinadas para algunos cultivos.

En el blog de Fundación Caja Rural Burgos te contamos las ventajas e inconvenientes del cultivo hidropónico y cómo puedes hacer uno en casa.

Ventajas e inconvenientes del cultivo hidropónico

Utilizar la hidroponía en los cultivos permite tener un mayor control y aumentar la productividad. Así, el uso de los abonos será más eficiente y evitaremos las interferencias que aparecen a través del suelo. Por ello, no necesitarás utilizar herbicidas. También ahorrarás agua. Si, aunque parezca imposible a priori al ser la base del desarrollo de las plantas, esta se utiliza de forma muy eficiente. No se desperdicia y se utiliza la cantidad necesaria. Ni más ni menos.

Otra de las grandes ventajas de este tipo de cultivo es el empleo del sistema en cualquier lugar y la facilidad en la recolección de las plantaciones. Obtendrás altos rendimientos y cultivos de alta calidad comparados con aquellos que crecen y se desarrollan en el campo.

Sin embargo, si estás pensando en poner en marcha un cultivo hidropónico lo primero que debes saber es que tendrás que hacer un desembolso inicial elevado. La instalación es cara además de compleja, por lo que también necesitarás recibir asesoramiento. Es muy importante la formación. Además, deberás dedicar más tiempo para supervisar el abono y el riego, principal eje de la hidroponía, así como los drenajes y resto de recursos. No es adecuada para todas las especies de plantas como es el caso de las zanahorias, las patatas o árboles frutales.

cultivo hidropónico

Los cultivos hidropónicos están cobrando mucha fuerza en localizaciones donde las condiciones naturales no son las idóneas. Este sistema de cultivo permite controlar los parámetros ambientales y los parámetros agronómicos con el apoyo de invernaderos y otras metodologías.

Qué se necesita para hacer un cultivo hidropónico en casa

En la actualidad hay multitud de sistemas hidropónicos que van desde baja hasta alta tecnología. Sin embargo, reciclando algunos materiales que tenemos en casa podemos conseguir construir uno con nuestras propias manos. ¿Qué necesitamos? Por supuesto, agua. Se recomienda utilizar agua con mucho claro. La raíces podemos fijarlas en botellas de vidrio o de plástico, preferiblemente de color oscuro. A las raíces, normalmente, les gusta crecer alejadas de la luz.

La boca de nuestros recipientes no debe ser muy estrecha ya que según vayan creciendo nuestras plantas necesitarán más espacio para crecer y respirar el aire. Si puedes conseguir estacas estas son más eficientes en el desarrollo de la raíz en el agua. En este caso se recomienda cambiar el agua una vez a la semana y cuando las raíces crezcan hacerlo cada 2 o 6 semanas.

Elige un espacio de tu casa que tenga luz solar unas 6 horas al día, que tenga la fuente de agua cerca y que esté protegido de focos de contaminación y meteorología adversa. El sustrato que aporta los nutrientes puede ser abono orgánico, como en plantaciones en tierra. Puedes probar tu cultivo hidropónico con lechugas, espinacas, tomates, apio, menta o pimienta. Y recuerda, paciencia que las plantas no crecen en dos días.