Dolmen de La Cabaña: un paraje natural de gran belleza y singularidad

Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el octubre 23, 2020, 7:44 am
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 4 mins

dolmen de la cabaña

El municipio burgalés Sargentes de La Lora cuenta con el increíble Dolmen de La Cabaña. Uno de los megalitos prehistóricos más conocidos de la provincia por su cercanía al pueblo y su restauración y buen estado de conservación. En Fundación Caja Rural Burgos nos vamos de ruta con nuestro amigo Abilio Estefanía de El Lío de Abi para descubrirlo. ¿Nos acompañas en esta nueva aventura? 

El Dolmen de La Cabaña fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 1993 por la Dirección General de Patrimonio y Promoción Cultural de la Junta de Castilla y León. Si tienes curiosidad por visitar esta maravilla prehistórica debes saber que el acceso al dolmen está bien señalado. Hay que seguir las indicaciones que hay desde Sargentes de la Lora a través de un camino de tierra que se sitúa paralelamente al río. Parte del norte, atraviesa el pueblo y remonta un vallejo. El megalito se sitúa en tono a unos 2 kilómetros.

Todo lo que debes saber sobre el Dolmen de La Cabaña

El Dolmen de La Cabaña es un enterramiento de tipología sepulcro de corredor. Una característica muy frecuente de estos megalitos históricos es su orientación sureste. Esta permite que la luz del sol penetre solamente en los días próximos al solsticio de invierno. Una época en la que el dolmen cobra especial protagonismo. Se ilumina el sepulcro y se combinan las características topográficas, astronómicas y orográficas del terreno. En 2018, el Ayuntamiento de Sargentes de la Lora ya organizó una actividad para trasladar a los visitantes al pasado.

Por ello, no se descarta que en estas fechas se realizara el rito de enterramiento de los fallecidos de todo el año y que los cuerpos fueran conservados en otros lugares. El dolmen de La Cabaña se data en la segunda mitad del IV milenio antes de cristo. 

La cámara del dolmen está formada por siete lajas de piedra de una altura de más de 2 metros que sobresalen por encima del túmulo. Se comunica a través del pasillo de acceso o corredor de unos 5 metros. Esta parte está flanqueada por otros ortostatos o también conocidos como bloques. Además, dentro de la cámara, se han hallado varios restos de ajuar y adornos, como puntas de flecha de sílex o arandelas de pizarra.

Como cualquier otro dolmen de esa época, La Cabaña sufrió saqueos y daños durante la época romana. Por ello, actualmente solo conserva restos óseos de una persona en el corredor y de trece individuos en la cámara, diez adultos, dos niños y un joven.

En el blog de Abi puedes encontrar más información del Dolmen de La Cabaña. ¡Dentro vídeo!