Andrés Hernando: “El equipo humano de Hiperbaric no se puede comprar”

Fundación Caja Rural Burgos
Publicado el mayo 30, 2019, 3:54 pm
FavoriteLoadingAñadir a favoritos 6 mins

hiperbaric

Mantener Hiperbaric en Burgos. Este es el gran esfuerzo económico y social de Andrés Hernando, quien obtuvo el reconocimiento de la Fundación Caja Rural Burgos al otorgarle el Premio a la Responsabilidad el pasado 22 de mayo. “Todos los premios son importantes pero ser reconocido por un valor como la responsabilidad es especial“. De esta manera, Hernando agradece el premio y puntualiza que “hablamos de gestión por valores, no es ganar dinero por ganar, sino ganar siendo fiel a tus valores”.

Hiperbaric se encarga de dar a los alimentos una vida útil más alta. Diseñan maquinaria con una tecnología de gran versatilidad para el mundo de la alimentación. Matan a las bacterias utilizando las altas presiones, sin cambiar la temperatura del alimento. Un método que también es conocido como pasterización en frío. Además, se puede aplicar a todo tipo de productos: cárnicos, vegetales y lácteos, pescados y mariscos o zumos y bebidas. Tienen máquinas en más de cuarenta países de todo el mundo ofreciendo una alternativa al uso de productos químicos.

Hiperbaric apuesta por Burgos, corazón industrial

Una decisión por la continuidad y el trabajo de los burgaleses. Hiperbaric se vió envuelto en un proceso de compra-venta con un importante grupo inversor de EEUU. Sin embargo, Andrés Hernando, con un derecho de compra apoyado por un fondo, se hizo con la empresa. “Lo hice por lealtad a las personas que hemos creado la empresa, hemos trabajado y crecido luchando contra viento y marea”, asegura. En ese momento, había que vender el equipo humano a una multinacional que tendría que decidir con qué equipo humano quedarse. Poniendo en riesgo más de cien puestos de trabajo -actualmente hay 120 personas en la plantilla de Burgos y entre 15 y 20 en EEUU-.

Lealtad, entusiasmo, transparencia y trabajo en equipo son algunos valores de Hiperbaric. “Las personas que forman esta empresa no se pueden comprar, es dificilísimo formar un equipo como el que tenemos aquí“, defiende Hernando. La materia prima y las instalaciones se pueden comprar y conseguir en muchas ubicaciones. Sin embargo, apuesta por mantenerse en Burgos porque “hay personas preparadas y leales para trabajar en este negocio y queremos seguir creciendo con ellos” subraya el Director General. Además, no quiere que Hiperbaric esté dividida. Cree en la unión y la ilusión de gente con ganas de hacer cosas y asumir retos.

hiperbaric

Las altas presiones, una necesidad de diversificar

Salir adelante. Es lo que la tecnología de las altas presiones permitió a una empresa de calderería. Hiperbaric nace por una necesidad de diversificar. “Llegaba del mundo de la alimentación, conocía las necesidades, los problemas y vi que las altas presiones eran una alternativa“, cuenta Andrés Hernando. Una tecnología complicada, sin desarrollar en aquel momento y con mucho trabajo por delante. Sin embargo, esta arriesgada apuesta permitió a la empresa convertirse en uno de los grandes referentes a nivel mundial.

Una tecnología que tiene una gran diferenciación con los métodos tradicionales. Los tratamientos térmicos en alimentación, además de matar las bacterias, producen una serie de reacciones químicas que producen una serie de cambios en las moléculas. Lo que directamente los convierte en procesos químicos. Algo que no ocurre con el procesado de Hiperbaric. Igualmente proporciona más vida útil al alimento utilizando otro tipo de proceso.

La tecnología de las altas presiones -High Pressure Processing (HPP)- lo que hace es deformar el alimento. Las grandes cadenas de moléculas como las proteínas, que tienen una configuración complicada, se deforman y la membrana de los microorganismos se coagula. Por tanto, estos no pueden intercambiarse con el exterior. En otras palabras, el microorganismo no puede respirar y muere. Este tratamiento es una reacción física. No interviene ningún proceso químico.

Además se pueden diferenciar dos tipos de reacciones en la tecnología de las altas presiones. Si se trata de un alimento fresco donde la proteína no está estabilizada -carne fresca-, se modifica con la presión. Sin embargo, si ha pasado por algún proceso que la ha estabilizado con anterioridad, como por ejemplo la curación, el resultado final será el mismo al anterior al procesado.